Como debemos actuar frente a una detención?

A nadie le gusta ser objeto de una detención policial, sin embargo, si por el motivo que fuere un ciudadano es detenido por la policía (con independencia de si se trata de la Guardia Civil, la Policía Nacional, o algún cuerpo policial autonómico), lo recomendable es acogerse al derecho a guardar silencio y no declarar.

Y ello porque en la mayoría de comisarías y dependencias policiales no dejaran que el abogado vea el atestado (al menos el atestado completo) antes de proceder a la declaración, con lo que no podrá aconsejar ni advertir respecto del contenido de la misma.

La amplia reforma del artículo 520 de la LECrim, operada por la Ley Orgánica 13/2015, de 5 de octubre, de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para el fortalecimiento de las garantías procesales y la regulación de las medidas de investigación tecnológica; no ha supuesto más que un cambio lampedusiano en cuanto a la forma de proceder durante una detención (al menos en la provincia de Barcelona).

Por todo ello, el mejor consejo que puede darse al ciudadano que se ve en tal situación es, como decimos, el de acogerse a su derecho a no declarar frente a la policía, y a declarar frente a Su Señoría (siempre y cuando las circunstancias del caso no aconsejen acogerse de nuevo al derecho a guardar silencio en el Juzgado).