Contagiar el COVID-19 No es Delito Contra la Salud Pública

Lo de relacionar los Delitos contra la Salud Pública con conductas que podrían ser más o menos incívicas durante la Pandemia que estamos padeciendo se inició en el ámbito propio del tertuliano, si bien últimamente se ha visto a cargos públicos hacer alusiones a tal tipología delictivo en el mismo sentido. Haremos un breve resumen para explicar en qué consisten:

Los Delitos contra la Salud Pública se encuentran regulados en el capítulo III (Delitos contra la Salud Pública) del título XVII (De los Delitos Contra la Seguridad Colectiva) del Libro II (De los Delitos y sus Penas) del Código Penal; artículos 359 a 378.

El catálogo de conductas que aparece en tales artículos permite que las desglosemos en 5 categorías:

  • Fabricación de Sustancias: La fabricación de sustancias nocivas para la salud o productos químicos, o los venda o suministre o comercie con los mismos, sin contar con la debida autorización administrativa o que contando con la misma comercie, distribuya o suministre dichos productos sin cumplir con las formalidades que se prevean en las leyes y reglamentos para ello (artículos 359 y 360).
  •  Medicamentos y Material Sanitario: fabricar, importar, exportar, suministrar, intermediar, comercializar, ofrecer o poner en el mercado, o almacenar con estas finalidades, medicamentos, tanto de uso humano o veterinario como los que estén en fase de investigación sin la necesaria autorización administrativa exigida por la ley o quien haga lo mismo con productos sanitarios que no dispongan de la documentación que se exige para distribuir los mismos o aun cuando se disponga, si dichos productos se encuentran deteriorados, caducados o no cumplan con las exigencias técnicas relativas a su composición y con ello causare un grave daño a la salud o la vida de las personas.

También quien elabore medicamentos o produzca material sanitario engañando sobre su identidad, características técnicas, composición, fecha de caducidad, lugar de fabricación etc.; o bien quien a posteriori modifique el medicamento o el material sanitario alterando cualquier extremo declarado ante las autoridades.

Igualmente, quien venda, trafique, comercie, regale o facilite de algún modo tales medicamentos o material sanitario (artículo 361 a 362 quater).

  • Doping: quien distribuya, venda o simplemente facilite medicamentos o productos químicos sin que haya ninguna razón terapéutica para ello, y con la única finalidad de aumentar el rendimiento deportivo, a deportistas federados no competitivos, deportistas no federados que practiquen el deporte por recreo o deportistas que participen en competiciones organizadas en España por entidades deportivas. (artículo 362 Quinques).
  • Alimentación: La comercialización y/o distribución de productos alimentarios que contengan productos no autorizados, se encuentren corrompidos, sean nocivos para la salud o se hayan omitido o alterado los requisitos previstos en las leyes para su comercialización; siempre que se ponga en peligro la salud de las personas.

También quien utilice aditivos no autorizados o quienes alimenten o den productos no autorizados a animales que luego serán autorizados para el consumo humano.

También quien envenene o adultere con sustancias infecciosas o que puedan ser nocivas para la salud el agua potable o cualquier sustancia destinada a ser consumida por una totalidad de personas. (artículos 364 y 365).

  • Drogas: Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines. (artículos 368 a 373)

Casi todos los delitos comprendidos en este capítulo se categorizan en lo que se denomina ley penal en blanco, es decir para conocer si se ha cometido el delito o no hay que acudir a la legislación que regula las prácticas comerciales del sector del que estemos hablando, así como la legislación que regula la composición química de cada una de las sustancias para conocer si puede hablarse de la comisión de un delito.

El contagio de enfermedades nunca será un Delito contra la Salud Pública, sino que se tratará de un Delito de Lesiones, a este respecto podemos citar la Sentencia del Tribunal Supremo 1218/2011 de 8 de noviembre, o la Sentencia del Tribunal Supremo 690/2019 de 11 de marzo del 2020.